En 1845 se crea oficialmente un instituto de bachillerato en cada provincia, a excepción de Madrid, lugar donde se ponen en funcionamiento dos, el Instituto de San Isidro y el Instituto del Cardenal Cisneros.